Masaje Descontracturante

El masaje descontracturante consiste en una serie de manipulaciones realizadas sobre uno o varios grupos musculares contracturados. La contractura muscular es una contracción sostenida e involuntaria de algunas fibras o fascículos musculares, en la que no existe lesión anatómica. No desaparece con el estiramiento. No existe limitación de la capacidad contráctil aunque la tensión resultará dolorosa. En estado de reposo el dolor dependerá de la gravedad de la contractura. La palpación de la zona afectada también resultará especialmente dolorosa.

La causa más frecuente de la contractura muscular es la sobreutilización de un determinado paquete fibrilar en ausencia de la necesaria recuperación. Dicha sobreutilización puede darse, no sólo en el ámbito deportivo, también en el laboral o el cotidiano pueden darse situaciones propiciatorias. Esfuerzos de escasa magnitud pero repetidos con gran frecuencia pueden superar la capacidad de adaptación del músculo. Aunque cualquier músculo es susceptible de sufrir una sobrecarga, los más afectados son los trapecios y músculos del cuello, y los erectores o paravertebrales de la columna.

Algunas de las causas más comunes de contracturas musculares son las posturas forzadas o incorrectas, la fatiga muscular crónica o un traumatismo. También puede darse a consecuencia de una fractura ósea, que fomenta una sobreutilización de ciertos músculos para compensar las limitaciones propias de la lesión que dan lugar a las llamadas contracturas de defensa. En ocasiones, a causa de una mala recuperación de una lesión, puede aparecer una contractura. En el ámbito deportivo pueden darse a consecuencia de un calentamiento deficiente, por lo que siempre es importante cuidar esa parte de iniciación al ejercicio físico.

Por otra parte, hay personas que tienen una predisposición a sufrir contracturas, ya que, en estos casos, no se producen a consecuencia de ninguna de las razones anteriormente citadas.

 


Llamar

E-mail

Cómo llegar